Realització

Concurso Bosque Carbonífero Museo Nacional de la Energía. 2º Premio.

LLEÓ

Tasio.

El proyecto nace a partir de la idea de recuperar la memoria del lugar, restituir las escombreras a través de una arquitectura que se funda en el paisaje. Las cúpulas del invernadero surgen como una cubierta ajardinada en continuidad con el parque convirtiéndose paulatinamente en una suave y lisa superficie brillante que reflejan el cielo en su parte superior. Cúpulas, no cúpula, ya que cada espacio tiene su propio reflejo en el parque, su propia loma, que en función de los requerimientos interiores se muestra más o menos perforada. El Bosque Carbonífero está formado por tres de las cúpulas macladas entre sí y suavizadas para permitir la creación de distintos ambientes con mayor o menor humedad, temperatura e iluminación de modo que la situación de las especies sea óptima. Por otra parte, la decisión de especializar los distintos ambientes nos genera una forma de mayor perímetro que beneficia la consecución de los metros lineales necesarios para completar el recorrido expositivo solicitado.

 

Elementos Arquitectónicos

 

La fuerte pendiente del solar en el que se proyecta el Bosque Carbonífero, facilita enormemente la satisfacción del requisito de umbría que las plantas demandan en las cotas inferiores minimizando el impacto exterior que podría suponer en un parque la presencia de unos muros de esas dimensiones. Dada la diferencia de nivel de casi ocho metros se puede plantear el edificio semienterrado, accediendo a cota intermedia del vaso del invernadero para equilibrar la presencia exterior con la excavación necesaria que irá desde prácticamente nada en la cota de acceso hasta los ocho metros en el punto más desfavorable. Una de las mayores virtudes del proyecto es que es lo suficientemente flexible en su concepción como para admitir cambios en la cota de cimentación sin necesidad de grandes modificaciones proyectuales, luego en función del terreno existente se podrá subir o bajar esta cota sin grandes cambios.

Para tratar de minimizar el movimiento de tierras en esta situación semienterrada se proyecta una intervención en la parcela básada también en montículos, recuerdo de la antiguo paisaje existente de la escombrera y de las pilas de carbón utilizadas para la obtención de tan preciado material a principios de siglo.

Las tres cúpulas se generan a partir de tres casquetes de esfera de distintos radios que partiendo de la cota solicitada en proyecto crecen hasta intersectar entre ellas y con el terreno. Posteriormente se suavizan las uniones dando lugar a una forma lo más óptima posible estructuralmente hablando y creando tres ambientes distintos dentro de un mismo espacio unitario. Se proyecta una doble piel, la exterior generada por triangulos de alrededor de un metro de longitud que en función de la situación dentro de la cubierta pueden ser de panel vegetal, panel fotovoltaico, vidrio selectivo de bajo factor solar o vidrio bajo emisivo. La piel interior, de barras de aproximadamente cinco metros, tiene una doble función estructural y de soporte de instalaciones, una piel técnica que contiene las instalaciones de iluminación artificial, riego, humectación, ventilación forzada, sensores y tejido retráctil.

Información ocultar
Autoría Colaboradores  
Miguel García-Redondo Villar
Pablo Carbonell Alonso
Estudios sostenibilidad
Clasificación / Tipología Ubicación Otra información
Concurs Parc de la Juventud
24400 | Ponferrada
LLEÓ | ESPANYA
Fecha Inicio: Enero 2011
Agentes    
3D / Renders Susana Gallego Ballesteros
Arquitectos técnicos Alberto Palencia Flores
Colaboradores Ana Arriero Cano
Pablo Carbonell (Ecoproyecta, sostenibilidad)
Paloma Ferrer (Paraidesa, Paisajismo)
Estructuras Euteca (Juan de la Torre)
 
Participaciones en arquia / próxima
  • IV Edición 2012-2013
   

mi área privada