Concurso 2015 | Agustín Menéndez Méndez


Nombre: Agustín
Primer Apellido: Menéndez
Segundo Apellido: Méndez
Centro de Estudios: E.T.S. A - A Coruña - UDC

Parto de la reflexión de que se puede disfrutar de las alturas de muchos modos diferentes y de desde varios puntos de vista pues ese punto elevado aunque parezca estático realmente es dinámico para el ser humano. Entiendo que para proyectar un espacio entre el cielo y la tierra, hay que plantear un recorrido de sensaciones que comienza en el suelo y termina en lo alto, donde en todo momento se tenga presente la altura y como se vive en ella.

La torre no solo comienza en ese punto donde toca suelo sino que lejos de él, en un lugar donde podemos observarla en todo su esplendor. Lo que pretendo es que la persona sienta la altura, ese lugar que vamos habitar desde conceptos diferentes. De primero debemos despojarnos de todas o casi todas las sensaciones que nos une al suelo para disfrutar de lo que nos une a la altura. Por ello, penetramos en el suelo para aislarnos del mayor número posible d agentes externos pero sin perder nunca la referencia de este punto que queremos alcanzar y en concreto de la parte más elevada de la torre. Una vez despojados de nuestro ser terrestre estamos preparados para aceptar nuestro ser de la altura y lo iremos descubriendo poco a poco. Por eso planteo una serie de cajas elevadoras, que se conectaran entre ellas, estas exteriormente asemejan iguales pero interiormente en cada una de ellas se vivirá una sensación diferente. En la primera disfrutaremos del sol (de la luz), en la segunda de la lluvia (el agua), en la tercera del viento (el aire) y en la última, la que nos elevara al punto más alto de la torre, será completamente opaca, nos privara para que al salir lo sintamos todo al mismo tiempo. La torre estará coronada por una plataforma en la cual podamos quedarnos a vivir y sentir con todo nuestro cuerpo lo que es estar entre el cielo y la tierra. 


mi área privada