Concurso 2010 | Adela Gomez Caparros


Nombre: Adela
Primer Apellido: Gomez
Segundo Apellido: Caparros
Centro de Estudios: E.T.S. A - Granada - UGR

Se nos pide proyectar dos pabellones, uno de ellos, con el doble de superficie y el triple de volumen que el otro. Partimos de un paralelepípedo puro y descubrimos que si separamos ¼ del cubo, obtenemos dos volúmenes que cumplen los requisitos que se nos piden, suponiendo que la superficie del más grande una de las bases del cubo completo. A partir de ahí comenzamos un juego que siempre nos dará como resultado una relación entre piezas igual a la del comienzo. ¿Cómo repartir el volumen entre los espacios? Iniciamos una reflexión sobre qué espacios necesitan más o menos volumen, introduciendo en este término global la superficie. De esta manera se distribuyen las dimensiones en función de los movimientos y las relaciones en la casa. ¿Cómo conseguir que el pequeño pabellón disfrute de la cualidad espacial del grande? Llegamos a la conclusión de que, mientras que la superficie es una magnitud que podemos “tocar”, el volumen es algo visual, lo vemos o lo sentimos. Podemos crear un “volumen aparente” similar al “real”. Si eliminamos uno de los muros y lo desplazamos, creamos un espacio al cual no accedemos, “no tocamos” pero vemos, éste se convierte en parte de la propia habitación. La disposición de los pabellones en relación al lago y entre ellos mismos, viene condicionada por las características de cada uno de ellos. El más grande se coloca de forma paralela a la orilla puesto que, por su distribución, se abre al lago por uno de sus lados. El más pequeño lo hace de forma perpendicular, para mirar igualmente al lago. Interiormente, las dos casas siguen el mismo diagrama de distribución longitudinal y sucesión de espacios. Se dividen los usos en tres bandas paralelas: una de almacenamiento y baños, otra de circulación y la última de estancias.


mi área privada