Noticias arquia / próxima


La Potocine - Sala de cine comunitarioa y autogestionada en Ciudad Bolívar gana el Premio Opinión otorgado por el público asistente.

24 OCTUBRE 2018 / PRÓXIMA

Este premio se concede a la realización más votada por el público asistente a lo largo de la jornada del día del Festival. 

El público asistente decidió que el Premio Opinión fuera para La Potocine - Sala de cine comunitarioa y autogestionada en Ciudad Bolívar, Bogotá, del colectivo Arquitectura expandida, que estuvo representado en el Festival por Ana López. 

La sala se construye utilizando una infraestructura escalonada existente, interviniendo con guadua (bambú colombiano con propiedades estructurales) en alianza con el colectivo y festival de cine comunitario "Ojo al Sancocho" que funciona desde hace 15 años en Ciudad Bolívar, uno de los emplazamientos urbanos más golpeados por la violencia y el desplazamiento de Colombia. Se construye sobre suelo privado cedido por el Instituto Cerros del Sur, un referente de proyecto de educación popular cuya fundación data de 1982.

La propuesta parte de la necesidad de tener una sala de cine que no solamente sería un apoyo logístico a las actividades que se desarrollan en el instituto, también un referente simbólico territorial: la primera sala de cine comunitario de Ciudad Bolívar, y un elemento plástico y espacial de alto contenido simbólico, que nos permita reflexionar en torno a cómo el derecho a ser visto y reconocido también es condición de ciudadanía. El proceso de autoconstrucción se plantea como una excusa para explorar dinámicas organizativas, colectivas e intercambio de saberes entre los participantes, con un fuerte énfasis en el proceso audiovisual.

El diseño del espacio está condicionado por muchos de los limitantes de un proceso que no cuenta con apoyos institucionales de suficiente envergadura, pero también por las herramientas sociales, técnicas y organizativas con las que si contábamos.

Utilizamos un predio, cedido por el ices Cerros del Sur, que se conforma por dos plataformas de hormigón en la que se situaban, al origen, dos casetas prefabricadas que habían formado parte del origen del instituto. Se decide conservar la superior, que será el acceso, la sala de talleres, sala de producción audiovisual y  sala de sonido; construyendo el grueso de la intervención en la ubicación en la que se encontraba la caseta inferior: La Sala La Potocine.

Estructura de guadua (bambú colombiano) con revestimiento interior de teja termoacústica y exterior de policarbonato alveolar, nos permite trabajar los detalles y dejarlos vistos, entendiendo que mostrar el sistema constructivo en un proceso de autoconstrucción, también es un posicionamiento político. Los sillones de la sala de cine se construyen con la prolongación de la estructura de las cerchas que definen el graderío y con textiles que, cosidos por varias mujeres del barrio, conforman cómodas y versátiles “sillas playeras”.

 

mi área privada