Realización

Centro de Servicios Sociales Comunitarios

SEVILLA
01 / 05
Galería realización ocultar galería

La configuración de una continuidad espacial que favorezca la percepción de permanente actividad y la vocación de deslocalizarse de un emplazamiento asfixiante, se plantean como estrategias para establecer un contexto en el que se vitalicen las relaciones entre usuarios.

En torno las cualidades terapéuticas del espacio, se perfilan los estímulos claves en el desarrollo del proyecto.  Espacio en el que convergen preguntas y respuestas. En el que se plantean problemas y se buscan soluciones. En un amplio y variado espectro que va desde la tramitación administrativa a más allá de la atención psicológica, se pueden clasificar las funciones que alberga un centro de servicios sociales, aunque a todas las caracteriza un poso de incertidumbre e inestabilidad. Se ofrece la posibilidad de indagar sobre relaciones entre usos. Dotar de determinadas propiedades los espacios a través de la honestidad de los materiales. Apropiarse de la vida y mantenerla dentro del edificio, sin limitarse a dar cobijo a determinadas funciones, huyendo de construir un contenedor desligado del mundo exterior, ese que causa y resuelve. Con todo esto, y tomando conciencia de la realidad que se precisa afrontar, son tres los elementos que formulan el enunciado; un programa no falto de necesidades y con la complejidad, en sus relaciones, que suponen los objetivos marcados, una normativa urbanística que limita la altura y superficie construida, y un complicado solar resultado de la parcelación del extremo casi circular de una manzana, con cierto carácter de inmediatez, en la que el esquema tradicional de edificación en línea de fachada y corral al fondo de la parcela no requería mayores exigencias. Se accede al edificio, por el nivel intermedio, a un atrio que recorre las tres plantas, lo que invita a reconocer casi la totalidad del mismo de un golpe de vista, de manera que se transmita una cierta sensación de hospitalidad, huyendo de ciertos convencionalismos en cuanto a privacidad, heredados de formas obsoletas de entender el trabajo que se enmascaran tras unas necesidades particulares en la atención, cuando realmente se parapetan dentro de esquemas con numerosos filtros que distancian la relación con el usuario. En esta línea, aquellos servicios destinados a colectivos se plantean con accesos casi inmediatos, mientras que los filtros que canalizan los servicios individualizados se minimizan. La superposición de actividades, con relaciones visuales constantes y yuxtaposición de recorridos, ayuda a percibir la intencionada vocación catalizadora del edificio, en busca de la capacidad de transmitir una cierta sensación de optimismo.

Información ocultar
Autoría    
Antonio Blanco Montero
Clasificación / Tipología Ubicación Otra información
Edificación Calle Juan Agustín Palomar, 16
41900 Camas
SEVILLA | ESPAÑA
Fecha Terminación: Noviembre 2009
Agentes    
Estructuras Sergio Estévez
Fotografía Fernando Alda
Promotor Ayuntamiento de Camas
 
Participaciones en arquia / próxima
  • III Edición 2010-2011
   

mi área privada