Realización

Mirador del Palmeral

01 / 05
Galería realización ocultar galería

En 2009 STAR ganó el concurso internacional para el diseño del Mirador del Palmeral en Elche con quizás la propuesta más sencilla pero mas controvertida que la oficina había afrontado hasta entonces. El concurso, que se dividía en dos fases, fue objeto de gran interés a nivel internacional no sólo por el renombre de las firmas invitadas (como MVRDV, SANAA, Foster, Ábalos+Sentkiewicz o Lapeña & Torres), sino porque fue STAR, el estudio que ganó la primera fase (abierta) del mismo, quien finalmente recibió el primer premio, con un proyecto basado en la estrategia mucho más que en el diseño.

STAR confió en la simplicidad de una noria Ferris la satisfacción de los requerimientos exigidos en las bases y la solución de además otros problemas no especificados en ellas; propuesta que sorprendió a un jurado compuesto por reputados profesionales, convenciéndoles de que las mejores soluciones podían venir a través de las estrategias y no de las formas. Incluso el alcalde de la ciudad se convirtió en uno de los más férreos defensores de la propuesta.

Contra todo pronóstico, esta decisión desató un intenso debate en el mundo arquitectónico entre los que apoyaban el proyecto y quienes alegaban que no era ‘suficientemente arquitectónico’. Pero ¿qué es arquitectura y qué no lo es? Incluso asumiendo que no es arquitectura, ¿qué habría de malo en ello?
Se publicó al respecto*: la propuesta de STAR es –superando el debate sobre “lo icónico”- un paso adelante en muchos aspectos*. El desarrollo del concurso fue una prueba definitiva para STAR de que el pensamiento arquitectónico puede ser más fuerte que la propia arquitectura.

 

La Noria de Elche.
El Diseño de un Oxímoron.

Miles de palabras se han escrito sobre la influencia de la actual crisis económica en la construcción. Sin embargo, creemos que este hecho ha acelerado el renacer de un nuevo pensamiento arquitectónico que, aplicado a la producción arquitectónica, genera ideas inteligentes y sustanciales y deja de lado la arquitectura sensacionalista de consumo rápido. Creemos más que nunca que las estrategias, y no las formas, son la única respuesta válida a las demandas de la ciudad hoy.

El alcalde de Elche organizó un concurso con la premisa de que el proyecto debía “dotar a la ciudad de un elemento EMBLEMÁTICO para contemplar y revalorar el Palmeral de Elche” (fragmento de las bases del concurso). Esto nos planteaba el desafío de diseñar lo imposible, un icono humilde, un verdadero oxímoron: ¿cómo diseñar un icono cuya finalidad sea desviar la atención hacia otro punto?

En nuestra trayectoria como arquitectos, el concurso del Mirador del Palmeral ha sido la primera oportunidad de crear un símbolo para la ciudad donde la naturaleza juega un papel crucial, y donde la admiración del paisaje es la razón de ser de este emblema.

Más aún: en esta época de colapso financiero y de preocupación extrema por la sostenibilidad sería una hipocresía cerrar los ojos y producir otro icono más a la manera de los anteriores. Aprovechemos este momento para pensar de verdad, para concentrar nuestra inteligencia en una estrategia y no en arquitectura egocéntrica de gesto congelado (=icono).

El paisaje cultural de palmeras data del siglo X, cuando gran parte de la península ibérica era árabe. Este ingenioso sistema de huertos fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. El área del palmeral ocupa aproximadamente la mitad de la superficie de la ciudad. Debido a la pérdida de su uso original como espacio de cultivo, cada vez es más difícil integrarlo dentro de la vida de la ciudad. A excepción de algunos huertos que han sido transformadas en parques (perdiendo su trama inicial), el resto permanece vacío o en proceso de deterioro. La mayor parte del Palmeral (precisamente los huertos que mejor conservan el trazado original) pasan desapercibidos a los turistas y a muchos ilicitanos, que todavía malinterpretan que el verdadero valor del lugar no se encuentra en las palmeras en sí, sino en la ordenada manera en que se disponen formando los huertos. No existe ningún mirador en Elche desde el que se pueda apreciar y entender este inteligente sistema; el único punto público desde el que se tiene una vista parcial es la Torre de la Basílica, pero ofrece una visión limitada y parcial del palmeral donde éste se percibe incorrectamente como un bosque desordenado de palmeras.

Dentro de la delicadeza de actuar en un Patrimonio de la Humanidad, la UNESCO apoya aquellas intervenciones cuyo objetivo es poner en valor el bien en el que se insertan. Con la creación de este Mirador, los turistas y los ciudadanos podrán entender por primera vez en Elche el verdadero significado del Palmeral como sistema de huertos y la verdadera magnitud de su presencia en la ciudad. Por otro lado, y sin competir con el Palmeral, la intervención debe ser capaz de atraer visitantes y generar un proceso de activación económica.

Buscamos un emblema atemporal, inteligente y flexible, capaz de satisfacer ambos requerimientos y bajo un presupuesto de diez millones de euros: necesitamos una solución imaginativa.

Proponemos una noria para Elche. La noria es una estrategia: es resistente a las modas y a los estilos, y es independiente del tiempo. Su construcción es completamente reversible y el impacto con el terreno es mínimo. Como la noria no consume el presupuesto total disponemos de un monto extra que invertiremos en la creación o mejora de espacios públicos. Además, con la venta de billetes se recupera el coste inicial en menos de tres años. La noria es una estructura inteligente y racional, representativa y bella, poderosa pero transparente.

La Noria es la unión perfecta de FORMA y FUNCIÓN.

- - - - - - -

Máximo Potencial: Mirador + Estación, la mejor Bienvenida a Elche.
Para conseguir el mayor potencial de la intervención proponemos tres escenarios con tres diferentes niveles de inversión, desde un elemento mirador a una operación conjunta de mirador-estación con conexión a los andenes y al aparcamiento subterráneo.

Situamos el Mirador en el lugar ocupado por la antigua estación de tren, demolida en los años 70. La nueva estación se construyó en la misma avenida 100 metros hacia el este. El edificio carece de calidad espacial y se encuentra en mal estado, exisitiendo actualmente una reserva de seis millones de euros para su modernización. Proponemos realizar una intervención mucho mas eficaz que obtenga el máximo potencial y por ellos planteamos la construcción de un edificio conjunto, mirador + estación, con una inversión común de diez millones de euros, donde los dos programas puedan compartir funciones. Esta idea es fácilmente realizable, pues nuestro proyecto se encuentra encima del túnel en la zona de doble vía. De esta manera, la estación vuelve a su lugar inicial, al paseo al que le dio el nombre, y el Mirador y el Palmeral se convierten en la imagen de bienvenida a Elche.

Estrategia en los alrededores: Re-creación del Palmeral de Elche.
Al no consumir el presupuesto inicial destinado al Mirador, proponemos invertir el resto del dinero en la creación de un gran espacio público en el Paseo de la Estación, recorrido que finalice con una gran plaza enfrente del Mirador-Estación, justo en el lugar que ahora ocupa una rotonda de tráfico.

Desde principios del siglo XX y hasta los años 60, esta avenida era un elegante paseo elevado (de la tipología “paseo salón”), disfrutado por los ilicitanos como zona de ocio. Era la conexión principal entre la estación de tren antigua y el centro histórico de Elche. Con la proliferación del automóvil en los años 60, este paseo elevado se demolió y se construyó en su lugar una avenida de tráfico con tres carriles de circulación lo cual, junto con el traslado de la estación de tren, afectó al uso del paseo como espacio público. Tras estudiar las comunicaciones de la zona vemos posible la restricción de tráfico sólo a transporte público o bicicletas.

Con la peatonalización del paseo, no sólo mejoramos considerablemente la red de espacios públicos de Elche en la dirección norte-sur; también conseguimos esta secuencia en la dirección  este-oeste al unir en un mismo espacio el parque municipal y el deportivo, ambos antiguos huertos, desconectados por la avenida de tráfico. Esta operación creará uno de los espacios públicos con mayor potencial en pleno centro de la ciudad. La construcción del edificio Mirador-estación al norte del paseo cierra el campo visual y devuelve la estación a su lugar de origen: el final del Paseo de la Estación.

Proponemos para el paseo un tratamiento de superficie “dura” debido a su gran capacidad para acoger actividades públicas a escala de ciudad, que no serían posibles en una zona verde. Además, el clima seco de Elche obligaría a destinar un enorme presupuesto a su mantenimiento. Intentamos reducir al máximo el diseño del Paseo para no comprometer su potencial, quedando circunscrito a una gran alfombra cerámica que representa una vista aérea pixelada del Palmeral. Este gran mosaico será visible desde la noria como una gran pieza de arte urbano.

 

Información ocultar
Autoría    
Beatriz Ramo López de Angulo
Clasificación / Tipología Ubicación Otra información
Intervención en el Patrimonio Paseo de la Estación Elx
ALICANTE | ESPAÑA
Fecha Terminación: Diciembre 2010
Agentes    
Estructuras ARUP España
Instalaciones ARUP España
 
Participaciones en arquia / próxima
   

mi área privada