Realización

Ecobarrio UAC2 en Campos, Mallorca

BALEARES

Urbanizar entendido como transformación que permite la continuidad del ecosistema existente. Un proceso en el que lo que no se ve es tan importante como lo que se ve.

 

Las técnicas utilizadas en esta obra son aplicables  en rehabilitación de barrios y ciudades.

 

 

El año 2011, en plena  resaca del boom inmobiliario, se encarga al Departamento Técnico del IBAVI la dirección de las obras de urbanización y el proyecto de ordenación de 320 VPO  y un colegio en un solar de 30.000m² situado en Campos. La necesidad de construir la escuela y la financiación con fondos del Ministerio de Fomento, impulsan el inicio de las obras.

Este proyecto tenía todas las cartas para terminar como cualquier urbanización fantasma del territorio español (ver www.nacionrotonda.com), por lo que era imprescindible pensar la ciudad y el espacio público de otra manera.

 

Como solución se establecieron dos fases de utilización:

 

1ª  FASE: ZONA VERDE

Para el disfrute de todos los campaners, ya que hasta ahora no había ningún parque de este tamaño para poder pasear. Por eso la mayoría de calles de este proyecto son de uso exclusivo para peatones, a excepción de la que da acceso a la escuela (organización del tráfico tipo súper-manzana). Los viales se han pavimentado con albero, un material permeable que reduce 30ºC la temperatura de sensación respecto a una calle asfaltada. Hay que recordar que la impermeabilidad es uno de los grandes problemas de las ciudades, especialmente por las inundaciones.

El diseño del espacio público quiere dar la sensación de que la intervención es mínima. Con algo de suerte, algunos paseantes creerán que sólo se ha pasado el motocultor para quitar las hierbas, salvando los árboles y descubriendo algunas piedras que pueden servir para sentarse.

 

2ª  FASE: ECO-BARRIO

Una nueva forma de ciudad ejecutada por primera vez en las Islas Baleares, donde se ha tenido en cuenta la salud de las personas y la gestión de los recursos (agua, energía, residuos, CO2, etc.), tanto en la construcción de las obras como durante la utilización de los futuros edificios, con el fin de ofrecer una mejor calidad de vida. Un trocito de pueblo pensado para las personas, donde los niños puedan volver a jugar en la calle.

Una urbanización más amable, cómoda, y económica para sus futuros habitantes, con un ahorro superior a 1.000€ anuales por vivienda, ya que podrán prescindir de climatización artificial. Esto es posible porque la ordenación se ha diseñado para favorecer al máximo que las futuras viviendas puedan alcanzar un consumo de energía casi nulo (NZEB), condición obligatoria a partir del 2018 para todos los edificios de titularidad pública de los países de la UE.

Por ese motivo las edificaciones se han orientado perpendiculares a la calle del Viento, que es la dirección del embat, la brisa marina procedente del mar, viento dominante en verano, y que permitirá enfriar gratuitamente las viviendas, a razón de 1ºC por cada km/h de viento. Para favorecer esta climatización natural de las viviendas, la fachada principal se orienta hacia las calles de uso exclusivo para peatones, reduciendo la contaminación acústica y visual.

 

En este ecobarrio se ha incidido especialmente en la reutilización de los restos del propio solar, no sólo por cuestiones ambientales y económicas, sino también para conservar su historia agrícola y ganadera, así como para rendir homenaje a sus habitantes, integrando en las obras todo lo que constituya un documento del paso del tiempo: tejas, piezas de marés (piedra arenisca local), herramientas del campo, chatarra, piezas de tractor, troncos de madera, comederos para las vacas, etc.

El papel en blanco no existe.

 

Los bancos, construidos con materiales reutilizados que provocan un carácter inacabado, resultan piezas únicas que sugieren múltiples maneras de sentarse, conversar...

Los pavimentos de hormigón de árido reciclado se han coloreado con la tierra del lugar, sin químicos ni colorantes artificiales, utilizando técnicas de bio-construcción. Como aditivo se ha utilizado exclusivamente nopal, que es la savia de las chumberas mezclada con agua, que sirve para reducir la fisuración.

Se ha reducido al máximo el uso de productos tóxicos como PVC, poliuretano, derivados del petróleo, etc. Todas las pinturas y todos los tratamientos para la madera son ecológicos y exentos de plomo y metales pesados. En las juntas del hormigón se ha utilizado corcho natural.

 

Las estaciones transformadoras eléctricas, las primeras edificaciones del ámbito de la urbanización,  se han construido con muros de carga de marés  utilizando las técnicas constructivas tradicionales, como los arcos planos rebajados sin dinteles de hormigón (le hemos preguntado a la piedra qué le gustaría ser y nos ha contestado "un arco").

 

Se ha dispuesto una red subterránea de recogida de aguas pluviales para ser reutilizada en la propia zona. La vegetación, de especies autóctonas y alóctonas, se riega con el agua de un pozo que lleva más de treinta años regando los campos de cultivo.

 

El alumbrado público, de gran eficiencia, supone un ahorro energético del 50% respecto al alumbrado convencional.

Información ocultar
Autoría    
carles oliver barceló
Clasificación / Tipología Ubicación Otra información
Urbanismo Avenida Av. de la Rambla y Av. de la Virgen | CAMPOS
BALEARES | ESPAÑA
Fecha Inicio: Junio 2015
Superficie construída: 29.405
Coste/m2: 108,23
Agentes    
Arquitectos técnicos A. Rubido, J. Torrebella
Colaboradores A. Martín, J. Moya, A. Reina
S. Villamarín, F. Cifuentes
Fotografía S. Martorell, C. Oliver
Ingeniería EEI Ingeniería, J. Gracia
Promotor Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI)
 
Participaciones en arquia / próxima
  • V Edición 2014-2015 [Seleccionada]
   

mi área privada