arquia/temas 20


Peso y levedad
Notas sobre la gravedad a partir del Danteum
Autor: Juan Carlos Arnuncio
Prefacio: Carlos Martí Aris
Director de la colección: Fundación Arquia
Colección: arquia/temas
Nº de la colección: 20
Tema: Teoría e Historia
Año de Edición: 2007
Formato: 24 x 22 cm
Páginas: 191
Idioma: castellano
Ilustraciones: color y b/n
ISBN: 84-934688-8-0
Peso y levedad

Este libro trata de la gravedad en la arquitectura. De la gravedad entendida más como elemento específico con el que adjetivar la arquitectura que como fenómeno físico. Como una condición que, además de explicar muchas cuestiones sobre la forma arquitectónica, puede subrayarse, negarse, o, sencillamente, ignorarse.

Para ello se ha trazado una estrategia: utilizar el proyecto del Danteum de Giuseppe Terragni y Pietro Lingeri como si se tratase de un guión. El memorial, que tiene por objeto La divina comedia de Dante, se desarrolla en las salas que representan el Infierno, el Purgatorio y el cielo, espacios que se interpretan desde la consideración de la gravedad.

El libro propone una reflexión sobre conceptos como la huella en el suelo, la condición del techo y la expresión portante de los pilares cuando se detiene en la sala del Infierno; la idea de ascenso y el concepto de límite al recorrer la sala del Purgatorio, y, finalmente, analiza la conjetura de la ingravidez en la del Cielo. Pero el análisis no se detiene en el proyecto del Danteum, sino que lo utiliza únicamente como un pretexto para adentrarse en la interpretación de diversas arquitecturas y obras que tienen la gravedad como un factor esencial del proyecto.

 
Juan Carlos Arnuncio

Nace en Valladolid el 1951. Estudió arquitectura en Pamplona y fue alumno de Curro Inza, en cuyo estudio trabajó y con el que aprendió un modo de encarar la profesión y la docencia a las que se dedica desde entonces.
Sucesivamente le han interesado, primero, determinados aspectos heterodoxos de la arquitectura fruto de lo cual escribió La actitud surrealista en la arquitectura, así como el estudio — durante una estancia en la Academia Española en roma en 1988 — de la obra de Severio Muratori y de algunos episodios de la arquitectura italiana de entreguerras. Después dirigió su interés hacia los fundamentos de la arquitectura moderna.
Le interesan, de un modo particular, la investigación sobre lo que podríamos llamar estrategias de proyecto y dentro de ellas el arte contemporáneo y la observación de la naturaleza como materias primas de esa investigación arquitectónica.
Del conocimiento directo de algún ejemplo de arquitectura moderna americana, como la de Raúl Villanueva en Caracas, la de Luis Barragán en México, la de Mario Romañach en Cuba, Clorindo Testa en Argentina, le ha quedado cierta debilidad hacia el lugar ambiguo de algunas arquitecturas que querrían compatibilizar su manifiesta modernidad con algunos aspectos derivados de su pertenencia a un lugar.
Desde 2010 es catedrático de Proyectos Arquitectónicos en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid desde donde trata de compartir todas estas cosas, y ha escrito algunos artículos sobre diferentes episodios de la modernidad como «La caja vacía», «Los sueños de Luis Barragán», «Cuestiones de equilibrio: casas y muebles de Marcel Breuer» y el libro Elogio de la arquitectura moderna (2004). Perteneció, a lo largo de los diez años de andadura de la revista, al consejo de redacción de Anales de Arquitectura y dirigió en 1996 la Guía de Arquitectura de Valladolid y en 2002 (con Julio Grijalba), la exposición, las jornadas y la publicación de 4 centenarios: Barragán, Breuer, Jacobsen y Sert  (2002). Ha publicado la novela  sobre Borromini Cosas del señor Francesco (2009)
Las reflexiones acerca de la gravedad como componente de la forma arquitectónica van teniendo su expresión plástica en algún espacio en el Archivo de la Junta de Castilla y León (con Clara Aizpún, 1999), en el Museo Patio Herreriano de Valladolid (con Clara Aizpún y Javier Blanco, 2002) , en el Conservatorio de Música y Danza en Burgos (2008) o en el centro de acogida de visitantes al Canal de Castilla en Alar del Rey (2010). Actualmente prepara una exposición sobre aspectos perceptivos de la gravedad.

 
Juan Carlos Arnuncio

Nace en Valladolid el 1951. Estudió arquitectura en Pamplona y fue alumno de Curro Inza, en cuyo estudio trabajó y con el que aprendió un modo de encarar la profesión y la docencia a las que se dedica desde entonces.
Sucesivamente le han interesado, primero, determinados aspectos heterodoxos de la arquitectura fruto de lo cual escribió La actitud surrealista en la arquitectura, así como el estudio — durante una estancia en la Academia Española en roma en 1988 — de la obra de Severio Muratori y de algunos episodios de la arquitectura italiana de entreguerras. Después dirigió su interés hacia los fundamentos de la arquitectura moderna.
Le interesan, de un modo particular, la investigación sobre lo que podríamos llamar estrategias de proyecto y dentro de ellas el arte contemporáneo y la observación de la naturaleza como materias primas de esa investigación arquitectónica.
Del conocimiento directo de algún ejemplo de arquitectura moderna americana, como la de Raúl Villanueva en Caracas, la de Luis Barragán en México, la de Mario Romañach en Cuba, Clorindo Testa en Argentina, le ha quedado cierta debilidad hacia el lugar ambiguo de algunas arquitecturas que querrían compatibilizar su manifiesta modernidad con algunos aspectos derivados de su pertenencia a un lugar.
Desde 2010 es catedrático de Proyectos Arquitectónicos en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid desde donde trata de compartir todas estas cosas, y ha escrito algunos artículos sobre diferentes episodios de la modernidad como «La caja vacía», «Los sueños de Luis Barragán», «Cuestiones de equilibrio: casas y muebles de Marcel Breuer» y el libro Elogio de la arquitectura moderna (2004). Perteneció, a lo largo de los diez años de andadura de la revista, al consejo de redacción de Anales de Arquitectura y dirigió en 1996 la Guía de Arquitectura de Valladolid y en 2002 (con Julio Grijalba), la exposición, las jornadas y la publicación de 4 centenarios: Barragán, Breuer, Jacobsen y Sert  (2002). Ha publicado la novela  sobre Borromini Cosas del señor Francesco (2009)
Las reflexiones acerca de la gravedad como componente de la forma arquitectónica van teniendo su expresión plástica en algún espacio en el Archivo de la Junta de Castilla y León (con Clara Aizpún, 1999), en el Museo Patio Herreriano de Valladolid (con Clara Aizpún y Javier Blanco, 2002) , en el Conservatorio de Música y Danza en Burgos (2008) o en el centro de acogida de visitantes al Canal de Castilla en Alar del Rey (2010). Actualmente prepara una exposición sobre aspectos perceptivos de la gravedad.

 
0 comentarios
inicio añadir comentario


No hay comentarios ni valoraciones para este producto.
¡Sé el primero en comentar y valorar!

 

mi área privada