|

2 VIVIENDAS DE PROTECCIÓN PÚBLICA

Gálvez & Algeciras

Antecedentes. Aunque la calle se sitúa a las afueras del municipio permanece próxima a su centro del que hereda sus características propias, se trata por tanto de una calle estrecha, 5,5m de ancho, y con edificaciones de menos de dos plantas de altura sobre rasante. Además se añaden dos condiciones que le dan un carácter especial. La primera de ellas, es la cercanía de la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Candelaria, un edificio religioso construido a finales del siglo XVI; la segunda es su condición de borde, que es aprovechada para experimentar sobre la domesticidad de la imagen de los edificios industriales que se sitúan en los puntos de charnela entre el campo y ciudad.

El proyecto se apoya en estrategias compositivas para resolver el programa funcional. En una parcela comprimida, las diferentes estancias de las viviendas se van haciendo su propio hueco. La cubierta le ofrece continuidad a la fachada, incluso en su materialidad.

Transferencia de paisajes intermedios. Intervenir mediante estrategias que respondan de forma material al contexto donde se inserta es, en definitiva, compartir y pertenecer a un lugar. Sin necesidad de recurrir al folclore. Sin renunciar a la contemporaneidad. El acercamiento, pretende establecer vínculos con la memoria y con la realidad más próxima.

La transferencia de paisajes es el mecanismo a través del cual el objeto proyectado adquiere propiedades o características del entorno, buscando un efecto recíproco respecto al lugar que ocupa. La condición de borde de la parcela es aprovechada para reinventarse sobre la adaptación doméstica de las construcciones industriales. La mirada foránea permite apreciar las cualidades de aquello que aunque cercano no es evidente. Mediante el sistema constructivo sencillo de una arquitectura primitiva, intentamos redescubrir y reformular, de forma creativa, la arquitectura industrial. La esencia constructiva de los secaderos extremeños se trasfiere de la periferia a nuestro edificio, que traducimos en celosías que permiten la ventilación y la iluminación interior tamizada.