|

INSIDER

elii

El proyecto resuelve dos viviendas completas a partir de la reforma de un único inmueble, articuladas mediante una zona común que permite eliminar las separaciones entre los estudios y conectar ambos en una única vivienda convencional.

Con el fin de ganar el máximo espacio para las viviendas y de minimizar los costes de la ejecución se concentra la actuación en la zona central en la que se ubican las cocinas, los baños, el almacenamiento, el acceso y los elementos de distribución. De esta manera, se libera el espacio principal de cada una de las viviendas y se reduce la superficie de la intervención. Además, se ubica un punto de lavandería compartido en la zona común.

Dos elementos convierten la casa en un ámbito activo adaptado al usuario y permiten alterar la organización de las funciones domésticas. Por una parte, los espacios funcionales se relacionan con los vivideros mediante un display de persianas. Por otra, el núcleo central se eleva del suelo 60cm. Ambas situaciones permiten configurar diferentes disposiciones funcionales: abriendo o cerrando las persianas aparecen o desaparecen algunos de los elementos de la casa, como la cocina, la cama, la escalera o la tabla de planchar. Por otra parte, el suelo elevado soluciona técnicamente las nuevas instalaciones de fontanería, electricidad y saneamiento.

Por último, la vivienda se diseña de acuerdo a una estrategia de ahorro energético. Por ejemplo, cada estudio dispone de unos dispositivos de medición que traducen el consumo eléctrico a códigos cromáticos. De esta manera, el consumo eléctrico se ve reflejado en la iluminación de la vivienda. También, el acceso a cada casa se realiza mediante llaves de hotel que controlan los circuitos eléctricos secundarios. Todos estos dispositivos conllevan una reducción de hasta un 30% en la factura eléctrica, de acuerdo a los experimentos domésticos estudiados.