|

131 VIVIENDAS PROTEGIDAS

zigzag arquitectura

Capturar el lugar, reencontrarse con el valle. Una de las características más interesantes que se puede percibir en el lugar es que, a pesar de estar en medio de la masa urbana edificada de Mieres, es posible reencontrarse con visiones recortadas del monte y de los prados del valle en lo alto. Quisimos recuperar esta doble cualidad para el proyecto, urbano y rural al mismo tiempo. Buscamos un juego volumétrico del edificio con el entorno, vacíos y recortes que permitieran observar montañas entre edificios, fragmentos del paisaje asturiano a lo lejos y que a la vez dejaran al sol y al aire introducirse en el espacio interior.

Sobre cómo re_modelar una manzana tradicional. Partíamos de una manzana tradicional de 6-7 alturas que generaba un espacio interior demasiado alto, poco ventilado y en el que era difícil que pudiera entrar el sol. Parecía un espacio condenado a ser trasero y secundario. Modificar este ADN urbanístico previo, ya grabado, no era sencillo. En nuestra propuesta, dado que nos encontrábamos en Asturias era imprescindible buscar la radiación solar, buscar el contacto con el paisaje exterior. Definimos entonces el nuevo código volumétrico con una información más acorde al lugar en el que nos encontrábamos.

Una habitación urbana. La plaza interior, lugar de relación. Abrir la manzana era otra de nuestras prioridades, conseguir que el espacio interior no se tradujera en un espacio trasero y olvidado, sino en el centro de las relaciones sociales de sus habitantes y en un lugar al que mirar.

Fachadas, diálogos de la memoria. El doble carácter del proyecto se traduce en su doble configuración material. Por un lado su cara urbana se materializa en acero y recuerda la memoria del Mieres más industrial y de las minas, antiguo motor económico de la ciudad. En la cara interior del edificio se busca una referencia rural, la vuelta a la naturaleza y al origen, al porche tradicional asturiano, al uso de la madera, que recuerda con sus ritmos verticales los bosques de los montes cercanos.

La obra ha sido galardonada con el Premio de Arquitectura de la XI BEAU, Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo.